Uncategorized

¡Por fin lo logré!

Por muchos años estuve yendo y dejando de ir a reuniones de Al‑Anon. En muy raras ocasiones veía a otros hombres allí, por eso se me hacía difícil. No obstante, en tan solo una hora me di cuenta de que me sentía seguro y a gusto. Me llevó bastante tiempo fijarme en lo que hacía y tomar una decisión. Al seguir viniendo a las reuniones de Al‑Anon con regularidad, me aliviaba y realizaba cambios positivos en mi vida y en la vida de mis hijos.
Aprendí a abrir los oídos y a cerrar la boca. Pronto encontré reuniones que también incluían a más hombres. Encontré apoyo dentro y fuera de los salones de Al‑Anon. Finalmente, aprendí a compartir también mis ideas. Ahora incluso asisto a reuniones solo para hombres de vez en cuando.
Al‑Anon me salvó la vida. Hoy trato de acercarme a los hombres recién llegados y decirles que «sigan viniendo». Quiero que todos los recién llegados sepan que tanto los hombres como las mujeres estamos aquí para apoyarlos.
Por Dov L., Florida. Revista Al-Anon se enfrenta al alcoholismo.
Reimpreso con la autorización de Al-Anon Family Group Hdqts., Inc. Virginia Beach, VA

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
YouTube
YouTube
@alanonvenezuela
WhatsApp
 
Abrir chat
1
💬¿Necesitas ayuda?
Hola, envianos un mensaje de texto para recibir información sobre Grupos de Familia Al-Anon / Alateen
Ir al contenido