Uncategorized

Las pequeñas cosas

Hoy examinaré mis ideas de felicidad, placer, complacencia. ¿Me he afligido por la ausencia de estos estados de ánimo en mi vida?  ¿Acaso dependen tales satisfacciones de fiestas, viajes bailes, cine, televisión? ¿Estoy tan ocupado con mis quehaceres de la casa, mis hijos, mi empleo, que no tengo libertad para recrearme? Si es así, es hora de que aprenda a disfrutar de las miles de pequeñas cosas que ocurren diariamente en mi vida: una salida de sol, el canto de los pájaros, una larga caminata en que note todos los objetos por los cuales pasé, una pieza musical, un buen libro, la encantadora respuesta de un niño, un relato conmovedor en una reunión de AA y una útil labor doméstica o una buena comida preparada por mí.

Si mantengo abiertos los ojos y el corazón para recibir nuevas impresiones, cada día será una nueva aventura. Aún en la monotonía de mi vida, si me propongo que así sea, no habrá dos días exactamente iguales, y la diferencia me revelara una sucesión de renovada dicha.

Un día a la vez en Al-Anon. Pág. 12

 

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
Facebook
Facebook
YouTube
YouTube
@alanonvenezuela
WhatsApp