Uncategorized

Una luz en la oscuridad.

La unidad era una noción que me resultaba extraña en mi niñez. Nunca me sentí parte de una familia. Parecíamos un grupo de desconocidos que vivíamos en la misma casa. En mi familia la comunicación no existía o era pésima en el mejor de los casos. Era como si nadie estuviese disponible para ayudarme. De hecho yo recibía con frecuencia críticas y quejas. En lugar de sentirme unida a mi familia, me sentía aislada y sola.
Formar parte de un grupo de Al-Anon que compartía muchas de mis emociones y que tenía experiencias similares me hizo sentir bien. Sin embargo, esto también me resultaba extraño. Me llevó cierto tiempo sentirme cómoda con la idea de ser parte de una entidad mayor, sabiendo que mis actos personales podían afectar esa entidad.
Por suerte, los principios de Al-Anon fomentan ese sentimiento de unidad y me demuestran cómo aplicarlo en mi vida.
Esperanza para hoy. Pág. 203

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
Facebook
Facebook
YouTube
YouTube
@alanonvenezuela
WhatsApp