Uncategorized

Un sentimiento de pertenencia

En el camino a mi primera reunión de Alateen no dejé de luchar con mi padre para no ir; de verdad que no quería ir. Alateen era un lugar para las personas con problemas y yo no tenía ninguno. Y aunque tuviera problemas, eso no era asunto de nadie. En mi primera reunión, permanecí sentada en triste silencio. La cara que tenía era horrible, como si una mofeta me hubiese rociado con su mal olor.
Sin embargo, el rostro me cambió en poco tiempo. Veinte minutos más tarde ya estaba hablando y compartiendo con los demás miembros de la reunión. Y desde entonces he seguido viniendo.
Lo que sentí en esa sala de reuniones fue confianza, seguridad y un sentimiento de pertenencia. Alateen me ayudó a darme cuenta de que sí tengo problemas. Después de todo, el alcoholismo todavía estaba afectando mi vida a pesar de que mi papá hubiese estado sobrio desde hacía cinco años.
Si no hubiera ido a Alateen, toda la ira que guardaba en mi interior hubiese aumentado. Es posible que hubiese llegado a hacerme daño a mí misma o alguna otra persona. Alateen me ayudó a entender que estaba llena de ira; ahora puedo controlar esta ira y deshacerme de ella.
Por Asia B., Kentucky – The Forum, octubre de 2005
Reimpreso con el permiso de The Forum, Al-Anon Family Group Headquarters, Inc., Virginia Beach, Virginia.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
YouTube
YouTube
@alanonvenezuela
WhatsApp
 
Abrir chat
1
💬¿Necesitas ayuda?
Hola, envianos un mensaje de texto para recibir información sobre Grupos de Familia Al-Anon / Alateen
Ir al contenido